¿Qué es el Mutismo Selectivo y a quién afecta?

Es un trastorno de ansiedad caracterizado por la incapacidad de hablar en situaciones específicas, a pesar de hacerlo sin problema en otras situaciones. Es poco frecuente y se suele desarrollar entre los 2 y los 5 años, provocando un malestar en quien lo padece y en el entorno más cercano (familia, colegio y amigos). Normalmente se suele detectar cuando el niño sale del contexto familiar para ir a la escuela y parece que la causa principal es la ansiedad ante situaciones sociales.

El síntoma principal es, como he dicho anteriormente, la incapacidad de hablar no solo en ciertas situaciones sino también ante ciertas personas. La forma que utilizan para comunicarse suelen ser el contacto visual y gestos principalmente o, en el otro extremo, quedarse inmóvil hasta el punto de no poder expresar sus necesidades más básicas (ir al baño, algún dolor, tener hambre o sed). A pesar del estrés que sufren al ir a la escuela o a cualquier otro sitio donde no se sientan cómodos, no suelen evitar estas situaciones.

El mutismo selectivo afecta aproximadamente al 1 % de la población infantil siendo más frecuente en niñas que en niños. Es cierto que hay unas características comunes de temperamento entre los que lo padecen: timidez, retraimiento y miedo a lo desconocido.

Con el tiempo los síntomas suelen disminuir aunque hay casos en los que persisten, sobre todo si no se ha acudido a un profesional relativamente pronto. Ya de adultos, estas personas pueden tener problemas de comunicación y ansiedad que podrían incluso desembocar en depresión.

¿Cuál es la causa?

Como en la mayoría de los trastornos, es el resultado de una interacción entre varios factores:

-Genética: una variación genética se asocia tanto al mutismo selectivo como al trastorno de ansiedad social.

-Temperamento: en personas con miedo y evitación de situaciones no familiares hay una mayor probabilidad de sufrir ansiedad social.

-Neurodesarrollo: el mutismo selectivo puede relacionarse con trastornos del habla y del lenguaje, trastornos de la eliminación y retrasos motores.

-Ambiente: cambios como comenzar la escuela o conocer personas nuevas pueden desencadenar el trastorno al vivirse con mucha ansiedad.

Tratamiento

Tanto el diagnóstico como el posterior tratamiento debe hacerlo un profesional especializado en el tema. El objetivo es disminuir la ansiedad y aumentar el habla en situaciones sociales teniendo en cuenta la conducta y no tanto lo cognitivo cuando se trata de niños pequeños. Durante todo el proceso la colaboración de los padres y profesores es fundamental, por lo que la terapia también se centrará en prepararles a ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s