Hablemos de EMOCIONES

¿Sabrías responder qué es una emoción antes de leer esta publicación? La mayoría de las personas creen saberlo de pero realmente a la hora de definirla no encuentran palabras. No pasa nada, aquí estoy para explicártelo.

Tras numerosos estudios y teorías podríamos decir que una emoción es un estado que  experimentamos las personas en el que se ven implicadas tres formas de respuesta: cognitiva o mental, comportamental y fisiológica. A lo largo del día podemos pasar por diferentes emociones según la situación y sobre todo la interpretación que hagamos de ella, por eso es tan importante que sepamos qué son, cómo nos afectan y cómo gestionarlas para que evolucionemos correctamente.

Las emociones las podemos clasificar como agradables o desagradables, pueden ser de distinta intensidad y cumplen principalmente tres funciones: adaptativas, sociales y motivacionales. Cuando el ambiente lo requiere, la emoción prepara al organismo para que realice una u otra conducta: protección, destrucción, rechazo, exploración,… Por otro lado existe una relación entre sociedad y emociones, se influyen mutuamente facilitando la comunicación y las relaciones en general. Y por último, las emociones proporcionan la energía o motivación necesaria para conseguir un objetivo.  Podríamos concluir entonces que las emociones son causa y consecuencia de nuestros actos, pensamientos y sentimientos.  Os pongo varios ejemplos para que lo entendáis mejor:  si estamos contentos, estaremos predispuestos a salir a bailar, lo que a su vez puede provocar que aumentemos nuestra sensación de alegría.  Si quedamos con un amigo y nos cuenta algo que nos indigna, nos enfadaremos y nuestro amigo seguramente lo note en nuestra expresión facial; si experimentamos miedo ante un perro, probablemente huyamos a un sitio que nos proporcione seguridad.   Durante décadas no ha estado “bien visto” que una mujer se muestre enfadada en público o que un hombre se muestre triste ante según qué situaciones, todos sabemos que la etiqueta masculina ha sido la fortaleza y la femenina la debilidad.  Estos son algunos de los numerosos ejemplos que os podría poner.

Existen unas EMOCIONES BÁSICAS, que todos las personas experimentamos y que para considerarlas como tal (según Izard) deben cumplir unos requisitos:

·Tener un origen neuronal específico.

·Tener una expresión facial específica que pueda distinguirse.

·Poseer sentimientos específicos que puedan distinguirse.

·Ser innata y un proceso biológico evolutivo.

·Tener una función principalmente adaptativa.

No hay una delimitación clara sobre cuáles son las emociones básicas, aunque hay cierto acuerdo en que dentro de esta categoría están la ira, el asco, la sorpresa, el miedo, la alegría o placer y el desprecio. Y es cierto que todos las hemos experimentado en menor o mayor medida a lo largo de nuestra vida, por lo que tanto la expresión como el reconocimiento de las emociones es un proceso innato y universal.

Fuente: Mariano Chóliz (2005): Psicología de la emoción: el proceso emocional http://www.uv.es/=choliz

Anuncios

Un comentario en “Hablemos de EMOCIONES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s