¿Cómo prevenir la Ansiedad en los peques?

La Ansiedad puede aparecer prácticamente a todas las edades, no es más que una reacción del cuerpo ante una situación amenazante (sea real o no). ¿Cuándo considerarlo un problema?  Cuando ese estado de alerta se mantenga a lo largo del tiempo, sea excesivo y/o dificulte la vida de quien lo padece.

Los más pequeños también pueden sufrir Ansiedad por varios motivos, normalmente una combinación de factores biológicos, personales y ambientales. Los padres y educadores pueden ayudar a los más pequeños a asimilar ciertas situaciones estresantes, potenciar sus recursos y fomentar hábitos saludables para así disminuir la probabilidad de que tengan problemas de ansiedad en el futuro.

¿Cómo prevenir la Ansiedad en los peques?

Hay varias situaciones en la que es totalmente normal que el niño reaccione con (más o menos) Ansiedad, como pueden ser la separación de los padres, un accidente, el nacimiento de un hermano o la muerte de alguien cercano.  Hay quienes pasan sin mayores problemas por estas etapas y otros que no las superan por distintos motivos.  A padres, profesores y otros cuidadores os pueden servir de ayuda estas recomendaciones dirigidas a prevenir la Ansiedad en los niños y niñas que pasen por vuestras vidas.

Habla con el niño de sus emociones, permitiendo que se desahogue y pregunte si es necesario. En caso de que no quiera hablar, no le fuerces y mantente accesible para cuando lo necesite.

-Hazle ver que expresar los sentimientos es algo positivo y no hay necesidad de ocultarlos.

-Procura ser un ejemplo puesto que los niños captan lo que ven en su entorno más cercano, principalmente los padres. La forma en que actúes ante determinadas situaciones difíciles le servirá (para bien y para mal).

-Enséñale a superar los miedos y obstáculos del día a día.

Ponte en su lugar, aunque consideres que sus preocupaciones no tienen importancia.

Premia con atención y frases positivas todos aquellos avances que tenga a la hora de superar obstáculos.

-Muéstrale amor incondicional: escúchale, compréndele, acepta sus limitaciones y errores y bríndale apoyo.

Corrígele cuando cometa fallos evitando etiquetas que definan su forma de ser como “eres torpe”, “eres vago”, etc.

Evita sobreprotegerle. Hay que dejar que el niño se enfrente por sí solo a sus problemas y que aprenda estrategias para superarlos.

-Ten en cuenta su edad a la hora de exigirle determinadas tareas.

-Fomenta nuevas relaciones sociales y experiencias en el niño.

-Fomenta hábitos saludables como el deporte.

-Déjale decidir aspectos como la ropa, actividades extraescolares o el postre por ejemplo  para aumentar su autonomía. Para ello hay que tener en cuenta su edad y responsabilidad.

Abajo en la sección de comentarios podéis añadir alguna otra recomendación que utilicéis con los niños.  Un abrazo, ¡mañana viernes!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s