TRASTORNO BIPOLAR: la realidad

El término “Trastorno Bipolar” se emplea a menudo como sinónimo de doble personalidad. Con esta publicación pretendo aclararos en qué consiste realmente esta enfermedad mental y acabar con especulaciones que no hacen sino daño a quienes la sufren y a su entorno próximo.  Vamos a ello.

Para empezar, deciros que también se le conoce como enfermedad maníaco-depresiva o depresión maníaca. Su característica principal es el cambio inusual (más o menos continuado) de estado de ánimo. Es decir, de la depresión a la manía como solemos llamarlo los psicólogos, se sucederían episodios de estado de ánimo bajo y estado de ánimo “alto” en un bucle que puede no tener fin si no se pone remedio.

Todas las personas experimentamos distintas emociones a lo largo del tiempo (incluso en un mismo día) y esto se considera totalmente normal. Puede que a lo largo del día nos levantemos alegres, discutamos con nuestra pareja y nos pongamos tristes y luego por la tarde nos llamen para darnos una buena noticia y así surjan en nosotros emociones diferentes aparentemente opuestas. En cambio, en el Trastorno Bipolar esos cambios en las emociones y por tanto en el estado de ánimo son más extremos y duran más tiempo, alterando nuestro funcionamiento diario. Ese es justamente el límite entre salud y enfermedad mental, cuando nuestros pensamientos, sentimientos y relación con nosotros mismos y/o con el entorno (trabajo, familia, amigos,…) “no nos dejan vivir”.

Cualquier persona puede sufrir este trastorno, puesto que se desarrolla por una combinación de factores como los genes, la estructura del cerebro y ciertas situaciones que podrían disparar la aparición de los síntomas, como el parto o el consumo de ciertos medicamentos y drogas.

Normalmente los síntomas comienzan a aparecer a finales de la adolescencia o principios de la edad adulta, pero también pueden darse en niños y ancianos. ¿Cuáles son los más frecuentes? Como he mencionado más arriba, en esta enfermedad se suceden dos estados de ánimo principalmente y según cuál esté viviendo la persona se darán unos síntomas u otros.

Episodio maníaco: sentimientos de mucha felicidad y nerviosismo, dificultad para dormir, mayor actividad que de costumbre, habla muy rápida, saltos de un tema a otro, agitación, irritabilidad, sensación de que los pensamientos van muy rápidos y falta de autocontrol (compras o sexo compulsivo por ejemplo), entre otros menos frecuentes.

Episodio depresivo: sentimientos de tristeza, dificultad para dormir, sensación de vacío, preocupación excesiva, falta de concentración y memoria, cambios en el apetito, falta de interés en actividades con las que se solía disfrutar, falta de energía y pensamientos relacionados con la muerte, entre otros menos usuales.

Episodio mixto: en este caso se darían síntomas maníacos y depresivos.

Os quiero insistir en que los síntomas son intensos y suelen presentarse todos los días, la mayor parte del día y que los episodios suelen durar una, dos semanas o incluso más.  Es un trastorno algo peculiar y a veces difícil de entender para el entorno más cercano de quienes lo sufren. 

Es importante un diagnóstico precoz puesto que los síntomas pueden provocar consecuencias muy negativas sobre todo por los pensamientos distorsionados y la falta de control propio.   

Como siempre, espero que os haya sido útil.  

Anuncios

2 comentarios en “TRASTORNO BIPOLAR: la realidad

  1. Buenos días Nuria, te felicito mejor no lo has podido explicar, tienes toda la razón y hay tantísimas personas que sufren está enfermedad y no quieren reconocerlo, Saludos y un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s