Mi hijo tiene miedo a la OSCURIDAD, ¿cuándo debo preocuparme?

El miedo es una emoción básica que sirve para protegernos ante posible peligros y, como la alegría, la tristeza o el enfado, está presente durante toda la vida. Las situaciones temidas van cambiando según la edad y las experiencias de cada persona, así por ejemplo un adulto puede temer a los perros si alguno le ha mordido. Digamos que existen dos tipos de miedos: los adaptativos (necesarios para nuestra supervivencia) y los desadaptativos, que aparecen cuando no existe una amenaza real.

El miedo a la oscuridad es típico de la infancia, atravesar o permanecer en un lugar oscuro suele ser difícil de conseguir para niños de entre tres y seis años. Es una edad en la que aun no se diferencia la realidad de la fantasía, por lo que los “malos” de los cuentos cobran vida en la mente de los más pequeños. Cuando se acerca la noche y sobre todo la hora de dormir aparece LA FRASE: ¡Mamá, papá, tengo miedo! Y a partir de ahí harán todo lo posible por estar acompañados hasta que de nuevo se haga de día, intentarán evitar a toda costa afrontar la situación a base de llantos principalmente. No os preocupéis, esto con la edad va pasando hasta que suele desaparecer alrededor de los 9 años, dependiendo del niño porque cada uno tiene un ritmo. En cambio, hay casos en que la intensidad del miedo es muy alta y altera el hábito nocturno de toda la familia durante un tiempo más o menos continuado. Es entonces cuando se debe buscar una solución con ayuda de un profesional, puesto que la forma en que el niño afronte sus miedos de pequeño construirá la base para afrontarlos cuando sea adulto.

Dormir bien es muy importante para el desarrollo de todos, especialmente de los niños. El miedo a la oscuridad dificulta un descanso adecuado y puede provocar irritabilidad, cansancio y falta de concentración.  La Asociación Española de Pediatría recomienda que un niño en edad preescolar (3-5 años) debe dormir alrededor de 11 horas diarias; edad escolar (6-12 años) 10 horas al día aproximadas y, a partir de doce años sobre 9 horas al día.

Probablemente tú también tuviste de pequeño miedo a la oscuridad y lo superaste sin mayores problemas, casi sin darte cuenta… y los peluches han pasado de parecer monstruos a ser simples objetos decorativos. El peluche es el mismo, pero tú has evolucionado y tus miedos también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s